En tierra de gigantes

Junior Blandino es pequeño de estatura, pero tiene sueños grandes. Ha derrumbado más “paredes” en su vida que “los gigantes” de su misma edad y se declara feliz consigo mismo. “Estoy donde quiero estar y llegaré donde me lo he propuesto”, asegura con aplomo.

“Tener baja estatura, no significa que tus sueños y metas deban ser pequeños”

Nadie que lo conozca puede dudar de lo que dice. El joven de 21 años cursa estudios de periodismo en la Universidad de Managua, UdeM, y son sus profesores y sus compañeros de clases, los primeros en compartir el respeto que se ha ganado en esa casa de estudios.  “Junior es competente, no se queda atrás”, confirma Victoriano Caballero, Director de la Escuela de Periodismo de la UdeM.

Junior pertenece a ese grupo de personas que nacieron, según la ciencia médica, con un padecimiento llamado Acondroplasia, considerado un trastorno en el crecimiento de los huesos. El mal ocasiona que las mujeres alcancen una estatura máxima de un metro 30 y los varones de un metro 40.

Especial

“Es una falla en la genética de la persona”, asegura el médico Bryan Santos. “Recuerden que la información genética está en los cromosomas que están dentro de las células, existen 23 pares de cromosomas y en uno de ellos existe un error que provoca un mal crecimiento de las extremidades”, explica el especialista.

Según Santos, la columna y el tórax del paciente crece normal. “Es eso  lo que crea una forma asimétrica del cuerpo; además de la cabeza que se ve distorsionada en relación a ese mismo cuerpo”, agrega.

Los individuos como Junior son conocidas como “persona de talla baja” y según la literatura médica existen más de 200 tipos de padecimientos. Aunque en Nicaragua no hay registros, la deformación genética ocurre cada 25 mil nacidos vivos.

“Estoy donde quiero estar y llegaré donde me lo he propuesto”

Quienes la padecen ven en el mal, más que dificultades, oportunidades para mostrar habilidades y formas de desarrollarse en una especie de  “tierra de gigantes”. Y no se exagera, pues cosas sencillas como abordar el transporte público, cruzar la calle y subir escaleras, puede ser un desafío para estos pequeños.

Sin límites

Dicen que si hay disposición, siempre habrá acción. Junior lo cree a pies juntillos. Lo primero que logró vencer, fue los efectos que le causaban las miradas curiosas. “Con el tiempo, logré bajarlo a un segundo plano de mi interés”, dice al respecto.

El joven universitario añade que no existen límites cuando uno desea salir adelante. “Si querés romper esquemas, hay que imponerse o ellos te frenan”, señala. “Claro no ha sido fácil”, dice.

Junior recordó que durante sus primeros años  en educación  primaria sufrió abusos de sus compañeros, la mayoría verbales. “Sé que éramos niños, no sabían lo que hacían”, justifica. ¿Te ha pasado en la universidad? –le preguntamos—“A veces, pero no me importa, puesto que los logros que consiga a través de mi carrera responderán por mí”, sentencia.

“Junior es competente, no se queda atrás”

¿No te asusta lo que viene después de la universidad, el mundo laboral?—interrogó InsideManagua.

“No me intimida”, respondió de inmediato. “He desarrollado estrategias y maneras de ejercer mi profesión independientemente de mi tamaño.  Yo considero que la disposición y la pasión con la que se hacen las cosas, son lo que identifican a un buen periodista”, añadió.

¿Y cómo va el amor?

¿El amor y la estatura son incompatibles? Junior no lo cree. “Me he enamorado y se han enamorado de mí”, responde. “La verdad, cuando hay amor, no hay barreras que lo detengan, ni siquiera la estatura”, agrega.

“He desarrollado estrategias y maneras de ejercer mi profesión independientemente de mi tamaño”

Este personaje piensa que no hay barreras que impidan cumplir tu sueño, cuando existe en tu corazón el deseo de superación y las ganas de ser mejor cada día, todo surge como “por arte de magia”. Creer en nosotros mismos es la base de cualquier propósito que haya en nuestra vida.

“Tener baja estatura, no significa que tus sueños y metas deban ser pequeños”, señala Junior. “Los obstáculos deben verse como oportunidades para hacer las cosas diferentes”, finalizó.

acondroplasia_172_65549ce112d42e7694359383a0f64da322499e48

23 Noviembre, 2016

Deja un comentario